Alejandro Gándara - web personal

Textos

Etiquetas: Columna, ABC

[Imprimir]

Compartir: añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  añadir a meneame 

La Historia es muy rara

Alejandro Gándara

07/10/2002

Desde el año 1992, cada vez que llegan estas fechas de la Hispanidad creo que estamos celebrando el V Centenario del Descubrimiento, que no sé si ustedes se acuerdan, pero  a mí se me quedó grabado. De tal modo, que lo que realmente se descubrió en este mes de octubre fue el V Centenario, y lo de Colón no es más que una consecuencia lógica de la conmemoración. Me explico: históricamente, se celebró primero el V Centenario y luego Colón descubrió América. Tuvo suerte el marino genovés. De no haber existido aquel año glorioso de 1992, Isabel la Católica no le habría prestado las carabelas y él no habría hincado la rodilla, todo lleno de estandartes, en ninguna orilla remota.

Con los indígenas de aquellos parajes sucede otro tanto. Primero le dan a García Márquez el Nobel y Vargas Llosa se presenta a las presidenciales peruanas y luego aparecen mayas, incas, aztecas y toltecas por todos lados, producidos espontáneamente por los trópìcos y la naturaleza caribeña. Vistas así las cosas, las catástrofes humanitarias que produjo la conquista son resultado del famoso V Centenario que, de no haberse celebrado, habría evitado mucho dolor y mucha sangre a los unos y a los otros. La leyenda negra que inventaron los ingleses para clarear la suya -puro carbón-, qué quieren que les diga, culpa de los mismos fastos.

Esto es lo malo de las celebraciones, que andan hacia atrás y borran el curso lógico del tiempo. Son como los cumpleaños, que el día que los celebras parece el más importante de tu vida y después resulta que naciste hace mucho, pero ya no te acuerdas. A lo mejor se celebra para eso, para olvidar. De modo que efectivamente parece que marchas para atrás, a recordar algo que sucedió, y mientras vas yendo se te va olvidando a lo que ibas. Es como regresar a un sitio en el que no estuviste nunca, que es lo contrario de viajar a un sitio que no conoces. También es como si a uno que se enamora le obligasen a celebrar primero las bodas de oro y luego a declararse.

A lo mejor es que la vida es así, que lo de adelante en realidad está atrás y lo de atrás delante. Que enamorarse sólo tiene sentido cuando celebras las bodas de oro, que los indígenas son importantes cuando les aguarda un futuro de extinción, que nacer sólo merece la pena si vas a celebrar los cumpleaños.

Otra posibilidad es que cada vez que haces un cumpleaños te creas que estás naciendo y cada vez que llega el 12 de octubre te creas que estás descubriendo América. De esto no sé qué pensar, pero no me parece muy sano. Porque imaginemos que estás ahí con tu mujer celebrando el aniversario y resulta que no la conoces de nada, que estás empezando a pesar de que llevas cincuenta años con ella, que el corazón se echa a palpitar justo cuando más cansado está, y que entonces te mueres de tanto empezar. En fin, que la Historia es muy rara.

© 2008 Alejandro Gándara

Tres Tristes Tigres