Alejandro Gándara - web personal

Textos

Etiquetas: Columna, El Mundo

[Imprimir]

Compartir: añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  añadir a meneame 

Otro país. Campañas

Alejandro Gándara

11/2/1996

La Sociedad de Autores ha lanzado una campaña que, sin quitarle ni ponerle mérito, y sin hacerle autopsia a las intenciones (las intenciones son el cadáver de la realidad), se conduce por una dirección ya tradicional en las campañas culturales de este país o España.

La propia idea de "campaña", obtenida del márketing de consumo puro y duro y también, como es lógico, de los conflictos bélicos, es ya todo un punto de vista. Este punto de vista reúne, por un lado, una oferta agresiva sobre productos y, por el otro, divide el mundo en bandos beligerantes e irreconciliables. La cultura entendida como mercado de productos es la cultura entendida como consumo, es decir, como la relación entre alguien que concibe, hace y ofrece y otro alguien que sólo tiene misiones digestivas y excretoras. El mercado no admite participación, sólo demanda. Y la cultura entendida como conflicto entre beligerantes da como resultado una publicidad y una imagen narcisista del creador y un prototipo socialmente miserable de los que no lo son. Aquí es donde antes aparecía el mono con el libro en la cabeza y ahora, en la campaña de la Sociedad de Autores, aparecen los hinchas y los trileros.

Una campaña cultural corre a menudo el peligro de convertirse en un discurso autoritario que fija en estampas la imagen de los disidentes, devolviéndoles el rostro homogéneo de su desnudez o de su desclasamiento. El lugar elegido por el autor para exponer sus argumentos se convierte en el lugar donde los demás pierden el suyo.

Sería lamentable que el único discurso cultural posible fuera el discurso contra el otro. Sería lamentable, pero tal vez no haya otra cosa.

© 2008 Alejandro Gándara

Tres Tristes Tigres