Alejandro Gándara - web personal

Textos

Etiquetas: Columna, El Mundo

[Imprimir]

Compartir: añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  añadir a meneame 

Otro país. Nacional

Alejandro Gándara

29/10/1995

Tengo un problema. No soy capaz de entender qué significa la palabra "nacional" en Premio Nacional de Literatura. Probablemente, a consecuencia de ello también se me vuelven oscuras las otras dos palabras de este entrañable (de alguna entraña saldrá) galar-dón otoñal. Cuando iba al instituto (años 60) Blas de Otero y Miguel Hernández no aparecían en los libros de texto, pero al lado de algunos nombres había un paréntesis donde ponía: Premio Nacional de Literatura, año tal. Me sonaba a una cosa de Extensión Agraria, en parte porque la Extensión Agraria era lo más nacional de entonces (en mayo, la gente de campo hacía demostraciones de antropología sindical en el Bernabéu) y en parte porque todas las novelas sucedían en entornos agropecuarios (El Jarama, Diario de un cazador...).

Años más tarde comprobé, a pesar de los esfuerzos de Stuart Mill y de los constitucionalistas

franceses, que el concepto de "nación", efectivamente, era un asunto rural, pero que te-nía un enorme prestigio balompédico. Esto me alegró, ya que era un auténtico prosélito de la Liga Nacional de Fútbol. Imaginé entonces que el que ganaba el Premio Nacional jugaba después la Copa de Europa y, si seguía ganando, la Intercontinental. Por alguna razón, esto no era así. Mi mayor confusión sobrevino hace poco, cuan- do un escritor que había ganado el Planeta, ganó después el Nacional. Al parecer, hay ligas inversas.

Lo único cierto era que el Premio Nacional tenía que ver con la tierra, bien en un sentido agrónomo, bien en un sentido territorial. La literatura pasaba evidentemente a un segundo término (o a un tercero, si uno se fija en la denominación de la citada recompensa). Se trataba, por tanto, de elegir al mejor de entre los vecinos del lugar. Todo esto siguió resultando muy confuso (dado que yo no acababa de ver la lengua o la escritura por ninguna parte) hasta que un amigo culto que tengo me dijo que hay música que se ve y pintura que se oye. Ya está, me dije. Eso es que hay literatura que se pisa.

© 2008 Alejandro Gándara

Tres Tristes Tigres