Alejandro Gándara - web personal

Textos

Etiquetas: Columna, El Mundo

[Imprimir]

Compartir: añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  añadir a meneame 

Otro país

Alejandro Gándara

18/8/1996

La clave Atlanta. Si lo de Atlanta es el futuro, entonces el futuro no tiene incógnitas, diga lo que diga la sociología (esa ciencia de las verdades coloquiales). Por un lado, viviremos en la desorganización más completa que el mundo ha conocido, a través de los sistemas más sofisticados que puedan imaginarse. Las nuevas tecnologías y los sistemas dependientes de organización de la vida tenderán, como ya sospechábamos, a la confusión universal. O sea, usted pedirá el pan por Internet, sacará un billete para Estocolmo en un cajero automático y hablará con los suyos por televisión vía satélite. Y el resultado será que el pan llegará cuando usted ya esté de viaje, que aterrizará en Estambul y que aparecerá en la pantalla de un beduino del desierto que había apretado el ratón en un menú de hardcore.

Para que sea soportable, y ya del todo idiota, esta vida desorganizada y confusa creará un nuevo tipo de héroe, a base de metabolizantes y de neuronas pasadas por el rodillo, más pendiente de cómo da en las cámaras que de lo que está haciendo. Hay que ver la cantidad de tonterías que han hecho los atletas en estos Juegos Olímpicos. Desde poner cara de pedo para que el mundo contemple su frialdad o su fiereza, hasta terminar una carrera con una falsa lesión y besar después el suelo. El nuevo héroe será, pues, un psicótico absolutamente convencido de que cada uno de sus movimientos, sea en el retrete, sea en la cola del Burger King, son seguidos por una cámara que no se pierde detalle y enviados al resto del mundo.

Por último, el terrorismo será de producción propia, como es lógico en todo sistema que se autoabastece y que aspira al desorden total como en otros tiempos se aspiraba a la libertad, a la igualdad o a la evangelización de los pueblos. A partir de ahora el que quiera hacer explotar Majadahonda, tendrá que ser majariego.

En fin, lo bueno que tiene esta época es que para enterarte de todo basta con enchufar la televisión cada cuatro años. El futuro en plan incógnita es una cosa del pasado.

© 2008 Alejandro Gándara

Tres Tristes Tigres