Alejandro Gándara - web personal

Textos

Etiquetas: Columna, ABC

[Imprimir]

Compartir: añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  añadir a meneame 

Por Madrid independiente

Alejandro Gándara

19/4/2004

Creo que Madrid podría liderar lo que se avecina pidiendo humilde pero contundemente su soberanía nacional de cara a una irremisible independencia del territorio. Dado que lo que se avecina son cientos de portadas de periódico, de telediarios, de debates, de tertulias de sobremesa y crónicas de marcianos acerca de unos individuos que aseguran ser lo que son y venir de donde vienen con una genealogía limpia y pura, y querer ser lo que son más que ninguna otra cosa, y enorgullecerse de venir de donde vienen por encima de cualquier otro sentimiento más amplio y a veces sin ningún otro sentimiento, los madrileños, que no sabemos lo que somos, que venimos de todas partes o de ninguna, debemos exigir nuestro derecho a ser sordos y absueltos de semejantes diatribas. Del mismo modo, y en muestra de solidaridad, no vamos a entrar ni a salir en lo que los otros digan, pacten o diriman, a la vez que deseamos que se lo pasen todo lo bien que puedan diseñando las camisetas de sus equipos nacionales, tocando su himno más a menudo o haciendo que el mundo entero conozca su gastronomía, afianzando aún más, si cabe, su ser lo que son y su venir de donde vienen. El derecho al ruido, a la jarana étnica o a la disertación erudita acerca de la propia identidad no son menos legítimos que el derecho al silencio, a la sordera o al estudio de temas más universales. Si para ello hay que pedir la independencia, se pide, no pasa nada.

Creemos además que nuestra petición no entrará en competencia con ninguna ni producirá más ruido, ya que no exigimos nada: ni ampliación del territorio hacia las playas de Gandía o las riberas del Tajo, ni que suene nuestro himno, que desconocemos, en foros internacionales, ni que se implante el cheli como idioma oficial ni siquiera en los programas de madrugada de Telemadrid, ni que nos cambien la recaudación de la Seguridad Social. O sea, que pedimos la independencia casi hasta sin palabras, lo que justifica que nadie nos dirija las suyas y que cuando apostrofen con Gobierno de Madrid, o en Madrid dicen o hacen, lo cambien por algo diferente como gobierno leonés o gobierno plurinacional o los leoneses o los plurinacionales hacen o dicen. De paso y ya puestos, a la hora de manifestarse o de echar la culpa de todo deberá hacerse en León o en la capital plurinacional que para ellos dispongan, o hacerlo en el terruño de la propia identidad, donde todo queda más a mano y el vino es más barato.

Debe entenderse que esta solicitud se hace sin crispación y mucho menos violencia, si bien se advierte que ya estamos recabando las firmas necesarias que pueden dirigirse al correo de esta misma columna. Por lo demás nuestra posición es comprensible. Nosotros escapamos del campo para venir a la ciudad y nos cuesta aceptarahora nos cuesta que los del campo nos invadan.

© 2008 Alejandro Gándara

Tres Tristes Tigres