Alejandro Gándara - web personal

Textos

Etiquetas: Columna, ABC

[Imprimir]

Compartir: añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  añadir a meneame 

Lecturas para pasarlo mal

Alejandro Gándara

31/7/2003

Digan lo que digan, las vacaciones no están para pasarlo bien. Realmente, fracasan tan a menudo que hay que llegar a la conclusión de que no fueron hechas para eso. En consecuencia voy a recomendarles una serie de libros con la garantía de que les harán sufrir o al menos permitirán amargar la vida a los que tengan cerca. Si no lo consigo, no digan después que no lo he intentado y que no entiendo el columnismo como un servicio público.

El invierno de mi desazón. John Steinbeck. El Aleph. Puede que la mejor novela del autor, pero dispóngase a conocer a fondo la miseria que se oculta en un porcentaje o comisión, los delirios que produce el dinero en personas mentalmente sanas, el odio que siembra en las relaciones filiales, conyugales, amistosas. Oh, no crea, no se trata de mucho dinero. Con un poquito basta para ascender al asco. Haga experimentos económicos con la familia, aprovechando el ocio.

La corrosión del carácter. Richard Sennet. Anagrama. Lo que nos espera con la flexibilidad laboral, la globalización y toda la ristra. Cada día seremos más pobres, cada día lo pasaremos peor, nuestros hijos se convertirán en ratas de centro comercial, no podremos trasmitir valores a la prole, estaremos solos, no nos querrá nadie y cuando apetezca contar nuestra vida, pues no habrá vida que contar, porque será como retazos sucios y sueltos, un deslavazamiento de lo peor. Puede que a usted le parezca discutible, pero el mal trago no se lo quita nadie. Disfrútelo.

El buscador de oro. Varios autores de la Escuela Contemporánea de Humanidades. Lengua de Trapo. Advierto que un servidor escribe en este libro, y no digo más. El caso es que si Sennett se dedicaba a los males en ciertos aspectos, el presente volumen se dedica a los males en sentido amplio. No en este sitio o en el otro, sino en el orbe todo. Hay capítulos optimistas (no es el caso del mío) que deberá saltarse al menor indicio de contento en el autor. No lo permita. Si hace caso, obtendrá una visión del mundo negra y general, más refrescante que la sangría en tetrabrik del chiringuito.

La loca de la casa. Rosa Montero. Alfaguara. Seguramente usted se ha llevado libros para leer. Textos llenos de cosas hermosas, que excitan su imaginación y le hacen vivir en un mundo de fantasía. Pues entérese: eso que a usted tanto le conmueve procede de mentes raras, sexualmente inestables, psicópatas en su mayoría, adictos a lo primero que se cruza, que escriben para no tirarse de un quinto piso. A ver si ahora sigue leyendo.

Lord Jim. Joseph Conrad. Pre-textos. Un clásico para darse baños de ola en un mar de hiel. ¿Para qué sirven los ideales? Respuesta: para amargarse la vida. ¿Quiere usted amargarse la vida? Solución: tenga ideales. Preparatorio para el final de las vacaciones y empezar a pensar en el regreso a casa y al trabajo. Épico.

© 2008 Alejandro Gándara

Tres Tristes Tigres